RECONOCIMIENTO Y AGRADECIMIENTO DE LA CASA DE CANTABRIA - Casa Cantabria de Madrid
18064
post-template-default,single,single-post,postid-18064,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
 

RECONOCIMIENTO Y AGRADECIMIENTO DE LA CASA DE CANTABRIA

RECONOCIMIENTO Y AGRADECIMIENTO DE LA CASA DE CANTABRIA

Desde el comienzo de nuestra andadura Alfonso Osorio estuvo con la Casa y siempre le agradecimos los cántabros de Madrid este apoyo, lo que sin duda ayudó a su rápido establecimiento por su prestigio personal. El 18 de mayo de 1982 Alfonso intervino con una conferencia sobre “Cantabria, un nombre propio”, en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, dentro del ciclo “Los Nuevos Foramontanos”, que organizó la Casa de Cantabria de Madrid, recién constituida, pero sin local propio todavía. Otras personalidades cántabras que participaron fueron Joaquín González Echegaray, Joaquín de la Puente y Rogelio Pérez Bustamante. Alfonso participó en numerosas actividades de la asociación, como el Club de empresarios o su pertenencia y la de su mujer a las Cofradías gastronómicas de la Casa la Rumantela y la Puchera respectivamente.

En el año 1986 en reconocimiento a su figura nacional, Alfonso recibió el Emboque de Oro, máximo galardón de la asociación, juntamente con Joaquín Leguina.

Cuando en los años 90 se produjo una crisis en la asociación, que no pudo atender las deudas provocadas por la construcción de su nueva sede social acudimos a una personalidad montañesa que tuviera capacidad para resolver el grave problema que había puesto en riesgo la supervivencia de la Casa. Indudablemente esa persona era Alfonso Osorio, que fue aclamado como Presidente en la asamblea extraordinaria de la asociación.  Consiguió que la deuda con Caja Madrid, que se había hecho con la propiedad del edificio fuera cancelada por la Caja de Ahorros de Santander y Cantabria y por la Comunidad de Cantabria, pasando a estas instituciones su propiedad. En el edificio se estableció una oficina de representación del Gobierno de Cantabria, la Asociación de la Casa de Cantabria pudo tener de nuevo su sede social y se abrió de nuevo la Iglesia de la Bien Aparecida. Nunca olvidaremos los desvelos de Alfonso durante los dos años que ocupó la Presidencia de la Casa de Cantabria en Madrid y el éxito de su gestión.

Gracias a estas gestiones y su liderazgo, el edificio de la Casa de Cantabria, uno de los edificios singulares modernos de Madrid de mayor empaque, obra del arquitecto Carlos Riaño, puede seguir representando a los cántabros de Madrid, proyectando una imagen atractiva de nuestra región y acogiendo a las numerosas actividades de las Instituciones Cántabras y de la colonia montañesa en la capital.

Alfonso Osorio merece el reconocimiento de todos nosotros, que le hemos acompañado el día 18 en la Parroquia de San Ginés de Madrid y al que honramos hoy como se merece en esta  Iglesia de la Bien Aparecida de la Casa de Cantabria.

 

Eduardo Rodríguez Rovira

Presidente de Honor

Casa de Cantabria en Madrid

Sin comentarios

Se el primero en Comentar