La Semana Santa regala al sector turístico los mejores números de la última década en Cantabria

Viernes, 31. Marzo 2017 (Todo el día)

   

 

   La industria turística de Cantabria se felicitó ayer, al cierre efectivo de sus taquillas, por los extraordinarios resultados obtenidos de la Semana Santa 2017, que traducida a números ha dejado al sector más que complacido. Dicen los hosteleros, exultantes, que el nivel de ocupación ha crecido un 3% con respecto al año 2016, y que, enfrentado con el de un ejercicio tan productivo como fue aquel, ese no es un porcentaje cualquiera sino la demostración de que el turismo ha encontrado, por fin, la senda de la recuperación.

Esa es, al menos, la conclusión que extrajo ayer el presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria, Ángel Cuevas, a quien las cifras horneadas esta Semana Santa solo le permiten ser optimista sobre el futuro turístico que aguarda a la región a corto plazo.

Con el Año Jubilar encima, el puente de mayo llamando a la puerta y el verano a la vuelta de la esquina, Semana Santa se había convertido en una auténtica prueba de fuego para el sector hostelero de la región, que sabía que de los resultados obtenidos en su primera cita del año iba a depender, en buena medida, el resto de la temporada.

A juzgar por la cosecha, la han superado con creces.

"En el primer tramo de las fiestas (que los hosteleros miden entre el viernes día 7 y el miércoles día 12) hemos tenido una ocupación de un 60/65%", lo cual quiere decir que "hemos crecido un 10% con respecto al año anterior", concluye Cuevas, que recuerda que en esos días se aplicaron los precios de la temporada baja.

"Y en el segundo, el más fuerte, (que los hosteleros marcan entre el jueves día 13 y el domingo día 16) hemos tenido prácticamente lleno; el 100% de ocupación tanto el jueves como el viernes y el 80% el sábado", lo que significa, en resumen, que "hemos crecido un 3% con respecto a 2016", subraya el hostelero, que añade que los precios han mejorado "un 4%".

Frente a estas cifras no cabe sino "felicitarnos por una Semana Santa fantástica", que, según Cuevas, ha supuesto para el sector algo más que una transfusión económica. "Nos ha dejado la sensación de que el año está vivo, que está despierto, y eso nos invita a ser optimistas de cara al resto de 2017".

Convencido de que Cantabria es "un destino turístico que gusta", el presidente de los hosteleros ruega a sus colegas, sin embargo, que no se dejen llevar por la euforia porque "aún tenemos que escalar mucho" para poder devolver al sector a su propia cumbre.

>>> Más información <<<