VIAJE A CANTABRIA CON MOTIVO DEL AÑO JUBILAR LEBANIEGO

Martes, 17. Octubre 2017 - 14:30

 

 

Éxito en este primer viaje a Cantabria, con motivo del Año Jubilar Lebaniego, de un grupo de 53 socios y amigos de la Casa.  Asistimos y participamos en la emotiva Misa del Peregrino en el Monasterio de Santo Toribio, entrando por la Puerta del Perdón,  también disfrutamos de una envidiable naturaleza, incluido el Desfiladero de la Hermida, de unas vistas y breves paseos por una de las playas de Suances, de unas estupendas visitas guiadas por preciosos y monumentales pueblos como Santillana del Mar y Comillas y de unos paseos por el atractivo pueblo de Potes, sin olvidar las muy interesantes  visitas al Museo de Altamira y a la Cueva del Soplao.  Y cómo no, disfrutando de la rica gastronomía de nuestra tierruca y todo ello en un estupendo y festivo ambiente del Grupo.

 

Un grupo de 53  socios y amigos de la Casa de Cantabria, realizamos el viaje previsto a Cantabria del 6 al 8 de octubre. El programa ha sido muy variado y completo,  se han visitado pueblos preciosos como Santillana del Mar, donde nos recibió Dª  Mari Luz Muñoz Barquín, Concejala de Turismo y Cultura, en la Torre de Don Borja, quien nos facilitó una visita por dicha Torre;  seguidamente fuimos a la estupenda Colegiata y para finalizar al Museo de Altamira, con la visita guiada por la neocueva, donde se recrean breves momentos en que la cueva fue habitada por el homo sapiens; no es comparable con la cueva original  - que está cerrada de momento- pero si una gran oportunidad para tener una espléndida  referencia de las pinturas y grabados rupestres del paleolítico.

El sábado 7 fuimos al Monasterio de Santo Toribio de Liébana y asistimos a la Misa del Peregrino de las 12 de la mañana, pasamos por la Puerta del Perdón y por el “Lignum Crucis”  y cinco personas de nuestro grupo participaron en las Ofrendas del Pan y el Vino, también ofrecimos  unos  detalles de la Casa para su Prior, Fray Juan Manuel Núñez Cid como recuerdo de esta emocionante ceremonia religiosa.

Después de un rico y copioso cocido en el Hotel Infantado de Ojedo, donde nos juntamos 71 personas, al unirse nuestro Vocal de la Junta Directiva en Cantabria, Julián González Sierra, con un grupo de amigos cántabros, dimos un paseo por el atractivo pueblo de Potes y realizamos algunas compras de productos típicos. Seguidamente continuamos hacia Comillas, por la sinuosa carretera, observando el Desfiladero de la Hermida desde las alturas, con los Picos de imponente fondo y unas excelentes vistas.

Ya en Comillas, la visita guiada a su Universidad fue un auténtico lujo ya que muy pocos del Grupo conocían su interior, sus salas con los impresionantes artesonados y el maravilloso claustro central.  A continuación, recorrimos las plazas de esta bonita villa con la estupenda  explicación de una experta guía  que nos proporcionó su Concejal de Juventud y Turismo, José Lamadrid.

El domingo 7, nos dirigimos a la Cueva El Soplao, donde comenzó la visita en un tren “minero”  a través de una galería para desembocar en un paraíso natural formado por impresionantes formaciones con grandes superficies de estalactitas,  que provocan un juego de luces, colores, olores y sensaciones a través del circuito a pie por las distintas galerías,  lo  que constituye un deleite para todos los visitantes.

A continuación, disfrutamos de un estupendo asado, después de unas ricas entradas, en Casa César en Quitanadueñas (Burgos).  Un buen broche del viaje.

Es de destacar el estupendo ambiente del Grupo, algunos asistentes han manifestado su deseo de hacerse socios, pues si es así serán bienvenidos y podrán disfrutar de estupendos viajes que hace la Peña Los Foramontanos entre otras muchas actividades.

El Hotel La Concha de Suances, con muy buena ubicación, enfrente de la playa, buen trato y especial atención por parte de Javier y del resto del personal,  ricos desayunos y comidas en su restaurante El Corral.

Desde estas líneas, queremos agradecer a los Concejales de Turismo y Cultura de Santillana y Comillas, Dª Mari Luz Muñoz Barquín y D. José Lamadrid, respectivamente, su colaboración para facilitarnos las visitas guiadas a sus villas.